EL RESURGIMIENTO. NUEVO CAMINO

En 1995, tras un paréntesis de varios años en los que el Festival no consiguió salir adelante, el Ayuntamiento de Ortigueira decidió recuperar el evento. Se fortaleció con un presupuesto mayor y se aumentaron las actividades paralelas (conferencias, exposiciones de instrumentos tradicionales, ferias monográficas de artesanía, proyección de documentales...).

La asistencia de público experimento un constante incremento. El nombre del festival crecía y la gente sabía ya lo que se ofrecía en Ortigueira: tres días de fiesta al aire libre gozando de la mejor música celta, conciertos gratuitos, acampada en la playa de Morouzos... Una infraestructura de servicios mejorada de festival en festival, en un entorno privilegiado, al pie de la ría de Ortigueira...

Año 2000, un nuevo pulso. La consolidación

El 2000 introdujo cambios significativos. La nueva Corporación Municipal apostó por una nueva forma de trabajo con un equipo profesionalizado y decidió introducir mejoras a todos los niveles.

Sin duda, el cambio más importante se producía en el número de asistentes. La cifra de 20.000 personas de los años 80 quedo muy lejos. En la edición del año 2000 se registraron más de 50.000 visitantes, desbordando todas las previsiones.

Desde el año 2000, el Festival gano aún más prestigio internacional y acrecentó el número de visitantes, alrededor de 100.000 en esas convocatorias, cifra que hace que el de Ortigueira sea el evento del Estado que más asistentes congrega, según detalla la SGAE en sus memorias anuales. Atendiendo a estos hechos, el Ministerio de Economía español concedió en el año 2003 la distinción de Fiesta de Interese Turístico Nacional,  y en el año 2005 la distinción más importante:   Fiesta de Interés Turístico Internacional.

En 2014 obtiene el Premio de la Cultura Gallega en la especialidad de Música. Demuestra que el festival también es cultura y apoyo a las tradiciones de los países del norte. Ahora, en 2018 se cumplen 40 años desde aquel primer festival. Todo un hecho histórico dentro de la música folk.