Si hace un par de años conocimos a quien fue durante años su violinista, Aly Bain, ahora llega el turno de la que fuera su banda. Boys of the lough, que pasará a la historia como el primer grupo propiamente celta que consiguió brillar a nivel internacional, debuta en Ortigueira.

Pasaron más de 40 años desde su fundación y, como cabría esperar, de la alineación original se mantiene tan sólo Cathal McConnell (flauta, whistle y voces). Con todo, y pese a los frecuentes cambios de la formación, su virtuosismo técnico y el respecto mostrado a la música tradicional irlandesa y escocesa la ha convertido en una banda de culto.

Con instrumentos exclusivamente acústicos- uno de los sellos del grupo- tocados de manera tradicional, pergeñan un repertorio que combina temas bailables y lentos. El quinteto, que completan el también histórico Dave Richardson (mandolina, cítara, concertina y acordeón), Brendan Begley (acordeón y voces), Kevin Henderson (fiddle), Malcolm Stitt (guitarra), presenta su vigésimo trabajo discográfico que se llama precisamente el título de Twenty

.

NULL