Casi medio siglo después de su nacimiento en el pub dublinés O'Donogue, debuta en Ortigueira. Enormes barbas, fama de bebedores ... The Dubliners (1962) renovó el estilo de las bandas tradicionales de su país y a lo largo de cinco décadas ha inspirado a varias generaciones de artistas irlandeses y británicos, desde  The Pogues, con la que grabaron el clásico, "Whiskey in the Jar", hasta U2. Su folk arranca en la tradición irlandesa más pura. Y así, en su repertorio no faltan temas y melodías populares y canciones de la época de la revolución industrial, temas de granjeros, de trabajadores...

En su extensa trayectoria, el grupo, que tomó su nombre de la obra de Joyce, ha vivido "momentos duros", teniendo que reponerse a perdidas y deserciones. Con todo, sus virtuosos instrumentistas han logrado mantenerse fieles a la leyenda. Los fundadores Barney McKenna (bajo, mandolina, voces) y John Sheahan (violín, tin whistle, mandolina y guitarra) permanecen en la ali-neación de la banda, que completan Sean Cannon (voz solista y guitarra), Eamonn Campbell (guitarra, bajo y mandolina) y el baladista Patsy Watchorn (banjo). La sombra del retiro, que los acompaña desde hace años, se hace trizas ante la evidencia de que la banda sigue de gira.  

La presencia de esta formación, con más de 180 discos editados y responsable junto a The Chieftains de la "invasión internacional" de la música irlandesa, permite saldar la deuda pendiente del Festival con sus innumerables seguidores. Su último trabajo editado es el doble álbum Live at Vicar Street

.

NULL