Una representación de la bagad más importante del mundo abrió la sesión de macroconciertos del sábado. Con medio siglo de vida, esta banda, compuesta por cuarenta músicos -divididos en tres grupos o "pupitres" siguiendo la denominación que ellos le les dan: gaitas, bombardas y percusión- es heredera del rico patrimonio musical de las tierras bretonas.

La base de su repertorio son marchas, bailes y melodías de la región. Pero también compone, arregla piezas de otros estilos e introduce instrumentos. Por eso reivindica para su música el calificativo de "actual", más allá del de tradicional y  celta.

Bagad Kemper ha visitado los escenarios de medio mundo y ha colaborado con numerosas figuras del folk. Sin ir más lejos, en su sexto y último álbum  Sud ar su, participa la gaitera Susana Seivane.