Una muestra de la riqueza de la cultura catalana. El septeto utiliza como materia prima las danzas, canciones y melodías del repertorio popular de las regiones de habla catalana. En su Tres quartans amb folre incluyen piezas inventariadas y de cosecha propia compuestas con los parámetros que definen estas músicas, desde la óptica del respeto a la tradición, sin que suponga un corsé.