La revolución del folk irlandés llega a Ortigueira. La banda se dio a conocer en nuestro país el pasado año pero a sus espaldas tienen quince años de carrera y seis álbumes grabados. El septeto lleva la música tradicional de su país al límite de sus posibilidades rítmicas: en su repertorio piezas en gaélico conviven con instrumentos de lo más diverso desde gaitas y flautas hasta guitarras, y ritmos irlandeses de siempre se mezclan con percusiones africanas . Lo suyo es una búsqueda continua de lo nuevo, de lo diferente, rompiendo viejos tópicos. Aterrizan para presentar su  mejor trabajo, Luna Park, en un directo que se espera enérgico.