Unen ritmos celtas, africanos y suramericanos a la música tradicional de Euskadi. Se consideran bilbaínos, aunque la procedencia geográfica de sus miembros es bien diversa. Un hecho que, unido al bagaje musical previo que atesora cada uno, marca los perfiles de la banda, que apuesta en su primer disco por un estilo popular y directo. Mestizaje festivo como fórmula para renovar el folk vasco.