La tradición musical asturiana toma cuerpo en Llan de Cubel. El grupo, empeñado desde sus orígenes, allá por 1989, en la revitalización de la música popular, vuelve a Ortigueira con el marchamo de ser pionero en el panorama folk de su tierra y referencia irrenunciable para las nuevas bandas. Sus álbumes, básicamente instrumentales, beben de las recogidas realizadas por los grupos de investigación etnográfica. Su paso por el Festival dejará una buena colección de temas populares, interpretados con instrumentos también tradicionales, y tal vez para avanzar alguno de los de los nuevos temas que están comenzando a grabar.

NULL