A punto de cumplir un cuarto de siglo, el grupo belga llega a Ortigueira con su aproximación a la tradición celta. Temas bailables y enérgicos se alternan con melodías tranquilas y canciones tradicionales.

 

Sus tres primeros álbumes ("1990", "Blue room" y "Restless home") constituye una revisión de la música menos conocida de Turlough O'Carolán, arpista irlandés del siglo XVIII. Frente a ellos, en el cuarto y último (Strawberry Town), publicado a finales del 2009, el quinteto apuesta funamentalmente por composiciones propias.

 

La banda ha experimentado algunos cambios en su formación,incluyendo músicos importantes en la escena folk irlandesa, escocesa y bretona.