El trikitilari vizcaíno, que ya fue finalista del Proyecto Runas en 2010, vuelve a Ortigueira con nuevo trabajo bajo el brazo, titulado Geure. Al igual que en sus anteriores proyectos (“Bizkaiko Trikitixa” y “Denboraren Naufrago”), apuesta por la mezcla de tradición y modernidad, pasado y futuro, alcanzando la madurez de su estilo personal, ecléctico y elegante. 

“Geure” navega entre el folk y el world music con variadas piezas que en ocasiones llegan incluso a trasladar al público ritmos de jazz o de las big bands. Pero eso sí: Aburruzaga no olvida nunca sus orígenes y su idiosincrasia de trikitilari. 

El trikitilari vizcaíno, que ya fue finalista del Proyecto Runas en 2010, vuelve a Ortigueira con nuevo trabajo bajo el brazo, titulado Geure. Al igual que en sus anteriores proyectos (“Bizkaiko Trikitixa” y “Denboraren Naufrago”), apuesta por la mezcla de tradición y modernidad, pasado y futuro, alcanzando la madurez de su estilo personal, ecléctico y elegante. 

“Geure” navega entre el folk y el world music con variadas piezas que en ocasiones llegan incluso a trasladar al público ritmos de jazz o de las big bands. Pero eso sí: Aburruzaga no olvida nunca sus orígenes y su idiosincrasia de trikitilari. 

Puntos: 0